4 películas olvidadas que deberían editarse en España (I)

Ésta era una idea que llevaba rondándome la cabeza mucho tiempo. ¿Por qué todavía hoy hay películas que tardan tanto en editarse o, directamente, no lo hacen nunca? Ni siquiera con el jugoso añadido del llamado ‘video on demand‘ (VOD), o video bajo demanda, que plataformas como Filmin defienden a golpe de buena selección, hay película que todavía no encuentran salida en el mercado doméstico de algunos países. El cine es aún un mundo con muchos títulos olvidados, que merecen, no ya reivindicarse, sino conocer una segunda juventud en nuevas ediciones. Títulos con un backgroung y una fuerza incuestionables de los que he decidido seleccionar mis favoritos. Esos cuatro filmes, de los que aquí os reseño los dos primeros, que merecerían conocer edición en España (y no serán los últimos):

Una segunda juventud

  • RETURN TO OZ (OZ: UN MUNDO FANTÁSTICO) – Walter murch / 1985

Oz: Un mundo fantástico - Diseño para cines de Drew Struzan.

Oz: Un mundo fantástico – Diseño para cines de Drew Struzan.

Dirigido por Walter Murch en 1985, un año después de que Sergio Leone entregara al mundo su última obra maestra (Érase una vez en América), Return to Oz fue uno de las propuestas más extrañas, con permiso de Tron, salidas de la factoría Disney, en una época en la que la compañía, decidida a apostar por títulos de carácter más adulto, comienza a producir una serie de películas que buscan captar a las nuevas generaciones de los 80 con apuestas diferentes. Con la animación en plena decadencia y George Lucas y Steven Spielberg marcando las sensibilidades cinéfilas de la nueva juventud de cineastas y jóvenes, Disney se embarca, más que en ningún otro momento de su historia, a producir películas en imagen real que se acerquen a temáticas en auge, como los videojuegos, o revisitando la espada y brujería en clave más siniestra (en Taron y el Caldero Mágico), con un Tim Burton aún floreciente ofreciendo sketches que jamás se aceptarían. En este contexto, Return to Oz supone una de las decisiones más curiosas que se tomaron, la de dar continuación al clásico protagonizado por Judy Garland bajo la batuta del que fuera montador de la trilogía El Padrino y autor de uno de los libros de edición más conocidos del cine: En el momento del parpadeo. Aunque Return to Oz apenas supone un apunte de su curriculum para la mayoría de la gente, lo cierto es que este clásico de culto ha ido ganando adeptos que defienden el arriesgado tono que el director y la compañía decidieron dar a la cinta, con una Dorothy aún marcada por su viaje Oz y a la que, en los primeros 15 minutos de película, se le decide practicar terapia de electroshock. Una tendencia, ésta de revisitar cuentos decimonónicos que, aunque no es nueva, está conociendo uno de sus momentos de esplendor hoy día, en parte gracias al abultado éxito de Tim Burton con Alicia en el país de las maravillas. Aunque cabe tener en cuenta que ya en el 84 Neil Jordan abriría la veda adaptando, no sin ciertas licencias, la Caperucita Roja de Charles Perrault. Es curioso que, teniendo una base tan sólida, con una actriz infantil luego convertido en bruja como fue Fairuza Balk, y con un director ganador de dos Oscars, ninguna editora se haya animado a distribuir (ni siquiera en VOD) la única película de Walter Murch a los mandos, más en un contexto en el que las tendencias actuales abrazarían una reedición sin demasiados problemas.

 

  • DREAMCHILD – GAVIN MILLAR / 1985

Dreamchild - Gavil Millar

Dreamchild – Gavil Millar

Las editoras tienen muchas deudas pendientes con los 80 y otro de los casos más sangrantes es éste de Gavin Millar, director escocés de sobrada experiencia en televisión y ganador de un Bafta al mejor drama para TV en 2007, que en 1985 se embarcó con el guionista y dramaturgo Dennis Potter en la ‘adaptación’ de la historia de Alice Liddell, la mujer que inspiró el personaje de Lewis Carroll para su inmortal Alice in Wonderland, conocido en el manuscrito original como ‘Las aventuras de Alicia bajo tierra‘. Ya en esa época Potter tenía ganada su fama como uno de los escritores para la pequeña pantalla mejor considerados del medio, habiendo dirigido varias series consideradas clásicos de la televisión inglesa, con el nivel de popularidad suficiente como para que su nombre apareciera remarcado en los créditos. Tal fue el caso de Dreamchild, donde el autor se tomó numerosas licencias creativas enmarcando el relato en un momento concreto, el viaje de Alice, ya anciana, a Londres, para recibir el premio honorífico a Lewis Carroll en el centenario de su nacimiento, adornándolo con un vuelo poético en el que visiones de su niñez y de ese universo inventado que era el País de las Maravillas, la atormentan durante el trayecto. Para la creación de estas secuencias de marcado carácter onírico, Millar se aseguró al marionetista Jim Henson, mundialmente conocido por ser el artífice de Los teleñecos y que un año más tarde dirigiría uno de sus mayores clásicos, Dentro del Laberinto. Henson serviría para equilibrar la balanza entre los demonios internos de la protagonista y las presiones sociales externas, fomentadas por la fama de ser la ‘Alicia’ original, una interpretación que, en palabras de la famosa periodista Pauline Kael (una de las críticas más influyentes del cine), descubriría en la septuagenaria Coral Browne a una actriz ‘con la capacidad de maravilla de la Alicia de los cuentos’. Avalada además por un superlativo trabajo de Ian Holm, 6 años después de su paso por la Nostromo en Alien: el 8º pasajero. De nuevo nos encontramos hablando de cuentos, aunque más concretamente de sus inspiradores, un enfoque que la relaciona muy íntimamente con otra película inglesa en torno a otro de sus famosos autores: Tierra de penumbra y el creador de Narnia, C. S. Lewis. Dirigida por Richard Attenborough (el Doctor Hammond de Parque Jurásico), ésta sí ha conocido edición en DVD bastante decente. Por eso, se hace aún más inexplicable que, aún después del revival que Tim Burton dio a Carroll, con o sin acierto (eso lo dejamos a juicio de cada uno) Dreamchild aún no se haya recuperado. Hubiera sido una excusa perfecta para reeditar una cinta que merece, más que ninguna otra, una segunda juventud.

Anuncios

3 comentarios en “4 películas olvidadas que deberían editarse en España (I)

    • Gonzalo Espinosa dijo:

      Yo la recuerdo con mucha nostalgia. Creo recordar que la llegaron a pasar por televisión pero nunca más se supo. Es una de mis favoritas de esa época de Disney. 🙂

      Me gusta

  1. tasacionesdejoyasygemastabata dijo:

    Es importante recordar lo que se hizo antes, los cuadros están en los museos para enseñarnos como se veía el mundo en cada época, por la misma razón las películas antiguas se tendrían que mostrar de nuevo. A mi me encantaba el cine mudo, y puedo prometer y prometo que no soy tan mayor, es que antes si que se ponian los clásicos

    Me gusta

¿Que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s